Press "Enter" to skip to content

la diferencia de un diseño cuidado

no sé si habreis tenido ocasión de observar los catálogos de este fin de año de Carrefour que nos han dejado en el buzón o enviado a los que tenemos su tarjeta

cuando uno piensa en un catálogo de un hipermercado, inmediatamente se imagina un montón de productos atroplleados, encajados en cada página sin aperente orden; lo típico que sólo merece la pena para ver si hay un precio especial en alguno de los productos que solemos consumir (detergentes, aceites, etc.); algo que dura un día en nuestra casa y acaba como papel arrugado en el fondo del contenedor de reciclado

sin embargo, algo ha cambiado en en estos últimos catálogos: se observa un cambio de diseño BRUTAL, de gran calidad, con un cuidado por los detalles que incluye:

  • organización de la información
  • respeto a las líneas maestras (cuadrículas, márgenes, tipografía, gama de colores…)
  • formato, tamaño, impresión, papel…
  • contenido: fotografía de producto de alta calidad
  • etc.

esto puede ocurrir simplemente porque, pensarán algunas, han cambiado de proveedor para estas cosas, pero en una empresa del tamaño y entidad de Carrefour, quiero creer que no es esa la razón, sino un cambio de filosofía: hacer catálogos CUTRES puede ser perfectamente una política de la empresa, alineada con precios bajos y con una experiencia de cliente cutre como ocurre con Lidl. Como digo, es una política perfectamente respetable, basada en la imagen que quiere dar la compañía.

Carrefour tiene el problema de que no puede combinar sus precios normales (o incluso altos en comparación con gran parte de su competencia), con una imagen cutre en sus catálogos; la experiencia del cliente, para ser coherente con esos precios, ha de ser PERCIBIDA como de gran calidad, desde el papel que dejan en el buzón hasta la salida de la tienda con el producto; supongo que este último cambio de imagen va en esa línea de coherencia. Y creo que lo han conseguido con sus catálogos observando simplemente cómo los está utilizando mi familia: el de regalos sigue en el salón, se consulta como si fuera el de una boutique de últimas tendencias. Y el de viandas para Navidad, con sus recetas y magnífica fotografía, como una guía gourmet.

No sé si la estrategia va a ser la adecuada en estos tiempos de apretarse el cinturón; y por supuesto, no basta con un catálogo espectacular, que haga creer que es una boutique, para luego llegar a la tienda y no seguir pareciéndolo.

3 Comments

  1. yo mismo me comento: siguen llegando también los catálogos supercutres, así que imagino que NO hay una intención global de mejorar la experiencia del cliente y sus expectativas con respecto a Carrefour

  2. la verdad esque ultimamente me preocupo bastante por este tema. tengo un blog y es bastante feo, me intente hacer in diseño bonito pero no consegui que la pagina quedase valida para el w3 por lo que no sabia si eso es normal o es muy negativo… de momento he vuelto a mi fea plantilla de blogger
    algun consejo?

  3. no es negativo; las revisiones «técnicas» aseguran compatibilidad de navegadores, o accesibilidad de personas con deficiencias motoras o visuales

    en vez del trabajo de hacerlo todo tú, puede hacer como yo: en wordpress.com tienes MILES de estilos para bajar para WordPress (bueno, puede que tu blog esté hecho con otro sistema)

    yo modifiqué algo este diseño (quizás por eso no me pongo a cambiarlo a menudo), pero es que hay tantos, tantos, que malo será que no encuentres uno que te encaje

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.