Press "Enter" to skip to content

comprando un DVD con DIVX: Philips DVP5960/12

parece mentira, pero un friki como yo cada vez se piensa más la compra de trastos electrónicos; no es que no me gusten, pero cada día estoy más convencido de que lo importante no es el número de funciones, la novedad de las mismas, el efecto “WOW” a la hora de presentar las adquisiciones a los colegas, sino la utilidad real y la usabilidad de las cosas

fui uno de los primeros en comprar un DVD ASCOMTEC (ahora Bluesens, entonces unos señores de Santiago); mi primer DVD, hace bastante tiempo de eso; no soportaba DIVX, por supuesto; simplemente era un DVD asequible. Pero era desastroso: no porque el hardware fuese malo (que no sé si lo era, la verdad), o porque careciese de funciones (sólo contando los conectores traseros, tenía más de los que puedo recordar); era un asco porque el firmware (el software que gestiona todo el sistema y que presenta los menús en pantalla era horroroso) y también porque el mando a distancia sencillamente no funcionaba; no sólo llevaba una lámpara de infrarrojos sin apenas potencia de emisión si no que su ángulo era muy estrecho: era demasiado “dirigida”, había que apuntar MUY bien para que funcionase

ese DVD no duró mucho, lo regalé porque pronto pude comprarme un DVD con home cinema, pero no cometí el mismo error de comprar lo más cutre que había en la tienda; me fui a una marca que prestase algo de atención a sus usuarios, no sólo a la cuenta de resultados (Pioneer); ese Home Cinema sigue con nosotros, pero su única función es sonora, nunca usamos el DVD que incluye

a mí con el sonido me ocurre algo interesante; siempre he creído que el truco del cine está en el sonido envolvente (y alto, CON EL VOLUMEN MUY ALTO), puesto que nuestro cerebro es capaz de abstraerse a una pantalla pequeña y olvidar todo lo que hay alrededor (es posible ver películas incluso en la minipantalla de un móvil!), por eso disfruto muchísimo con un Home Cinema: incluso el telediario puede ser una experiencia diferente con tratamiento Dolby Prologic II (que en alguna opción coge el estéreo y lo reparte por el salón para hacernos sentir en medio de las revueltas de Kosovo de estos días); desde que nació Dani hace poco más de 3 años apenas pude disfrutar del Home Cinema por aquello de dejarle dormir, pero ahora que es mayor (y ve películas y empieza a jugar con la PlayStation II y juegos para niños) ya no nos cortamos tanto a la hora de poner 5 canales con “un poco más de volumen” de lo normal

hace cosa de tres años compré en Lidl una basurilla de DVD “portable” (no tiene batería ni pantalla) pero capaz de leer todo tipo de formatos de internet; ese chisme duró hasta hace unos pocos meses en los que varias circunstancias hicieron que tomase la decisión de cambiarlo (formatos y codecs nuevos no soportados, fallos en la actualización del firmware, ruido mecánico exagerado, pero sobre todo la pérdida del mando a distancia) Pero conste desde ya que TODO lo que he comprado en Lidl me ha salido bien (este miniDVD ha estado años conmigo y ahora mismo está en otra casa, para ser útil los fines de semana)

Total, que en la última visita a Alcampo (casualidad, estaba en Ferrol, casi nunca voy a esta gran superficie) salí con una caja de un player de DVD nuevo: un Philips DVP5960/12. barato, pero no exageradamente barato; y un poco más caro que casi todos los demás que allí había.

las reglas básicas para comprar un trasto electrónico

Lo cierto es que desde hace unos años me comporto con este tipo de compras como un maximizador; os recomiento encarecidamente leer The Paradox Of Choice para comprender lo que quiero decir, pero básicamente se trata de pretender siempre la mejor compra, con lo cual se suele ser bastante infeliz (por incumplimiento de expectativas en mayor o menor grado, o incluso el no llegar nunca a tomar la decisión)

lo típico del maximizador es pasarse semanas revisando cuál es la mejor compra, en foros, revistas, críticas oficiales, etc. para luego intentar encontrar el mejor precio o un sitio donde de verdad vendan eso que (con suerte) hemos decidido que es la mejor inversión. Sin embargo, en esta ocasión simplemente me compré el que me pareció, allí, en la tienda, basándome en mi experiencia previa:

  • no comprar nunca más la marca supercutre (por lo de Ascomtec, repetido con Lidl, aunque insisto en lo de arriba), buscar una marca de calidad, que ahora con la presión de las marcas baratas han rebajado terriblemente sus márgenes y maravillosamente sus precios
  • comprar aquello que de verdad vamos a usar (¿blue-ray?, vaaaamos, pero si hace AÑOS que no veo una peli alquilada o comprada, ¡excepto el Señor de los Anillos, claro!)
  • comprar marcas con experiencia en facilidad de uso, laboratorios de usabilidad, preocupación por los usuarios (como Philips)
  • y comprar marcas con garantía de actualización (sea por la propia marca o por los usuarios)
  • esto en muchos casos (y éste no es una excepción) implica pagar un poco más, pero merece la pena

En el caso del Philips, al llegar a casa con la referencia (y el aparato) mi primera búsqueda en google confirmó lo que me esperaba: hay una comunidad de chalados modificando el firmware oficial (por supuesto, mantenido por Philips) para añadirle funciones interesantes o mejoras. Es genial esto de internet: con unos pocos miles de unidades vendidas, resulta que entre ellas hay gente capaz de retocar un firmware (el sistema operativo) de un trasto como un DVD para por ejemplo ¡aumentar el tamaño de la letra de los subtítulos!

Por supuesto, este trasto también está fabricado en China, seguramente justo al lado de todos los demás superbaratos, pero hay diferencia en su interfaz de usuario, mucho más cuidada que lo que se observa en la mayoría de los demás aparatos: la interfaz no es un trabajo de fin de semana, realizado por programadores a toda prisa para que por lo menos tenga un menú donde escoger los archivos o cambiar la configuración.

Eso sí, este DVD tiene un problema: el mando a distancia; al igual que el viejo Ascomtec, hay que apuntar bien… La erosión de los márgenes y la necesidad de producir a muy bajo coste para competir afecta también a los grandes.

¿cuál habría sido la compra perfecta?

Bueno, la cuestión es que estoy ENCANTADO con este trasto: lee todo lo que le echo, incluso los subtítulos en ficheros externos, lee los DIVX por USB (aunque el manual diga lo contrario!), lee llaves USB o discos duros USB con alimentación externa y formateados adecuadamente (eso sí, sólo USB 1.1, pero insisto: ¿cumple su función? desde luego leerá más despacio los archivos, pero yo NO ME ENTERO)

¿Qué le falta? Como maximizador, en su momento pretendí buscar el trasto perfecto, pero todavía NO EXISTE; la lista de funciones básicas de lo que debería conectarse bajo mi televisor y al home cinema tendría al menos estas características:

  • debería tener lector de DVD y codecs para todos los formatos conocidos (y actualizable para los futuros)
  • debería tener un disco duro con muchísima capacidad
  • debería poder copiar en él los archivos que le lleguen en USB, CD o DVD y viceversa
  • debería tener una conexión de red ethernet y WIFI de 54g
  • debería NO depender para nada de la existencia de un PC en casa
  • debería, ya que se conecta a una red que seguro tiene un gateway a internet, bajarse él solito las actualizaciones
  • debería poder ver el disco duro del DVD por la red y copiar en él desde el PC los archivos
  • debería poder ver el disco duro del PC por la red y ver en el DVD los archivos sin copiarlos al disco duro del DVD
  • debería poder programar la grabación de lo que echan en la tele al disco duro
  • debería poder ver grabar en un DVD todo lo que haya en el disco duro
  • debería poder ver en el PC por la red las grabaciones y copiarlas al PC o verlas
  • debería NO tener ventilador para no hacer ruido en el salón, su sitio natural
  • …debería… en fin… debería ser muy barato y muy fácil de usar y… ¡debería existir!

Demasiados deberías. En mi búsqueda infructuosa de la perfección, no he encontrado una solución perfecta; hay gente que se monta todo esto con Linux o Windows Media Center; es posible también con combinaciones de aparatos; permitidme, queridos lectores (aburridos ya si habeis llegado hasta aquí), este consejo gratuito: compraos cualquiera, un DVD o un disco duro de red con salida para la tele, o ambos, pero todo con sentidiño que total, la búsqueda de la perfección sólo lleva a la desilusión: ¡hay que conformarse con lo bueno!

Yo, por mi parte, soy feliz con este trasto. ¡Y ya vamos por el tercer capítulo de la cuarta temporada de Lost con la facilidad de la llave USB de toda la vida! No lo vemos directamente por WIFI, pero en fin… más o menos sé cómo habría que hacerlo, pero os lo dejo a los demás como ejercicio.

6 Comments

  1. Iván Iván

    «(…) el mando a distancia sencillamente no funcionaba»

    Bueno, el tuyo salió un poquillo (más) malo. El mío todavía lo tengo… de hecho es el único que tengo (sin soporte DivX en pleno s.XXI !!!).

    La verdad es que con esto de la niña tampoco veo mucho la tele «como dios manda» y tengo que ver las series como Lost (cada día lo lían más estos cabr0n3s) o The Big Bang Theory o The IT Crowd (las cuales aprovecho para recomendarte ;] ) en el ordenata.

    En cuanto a lo del maximizador… ya me está entrando complejo: todavía sigo esperando a ese portátil que me haga tilín X-D

  2. Eu Eu

    Hola,
    tengo el mismo trasto que tu, el Philips DVP 5960. El problema es que he pillado un disco Maxtor de 750 GB (con alimentación externa, claro). Y no sé por qué (me temo que un apagón) se me fue el disco a hacer puñetas. El caso es que lo he formateado y no consigo que me lo reconozca el DVD. LO he probado con NTFS (lógico que no vaya) y con FAT32 (con la utilidad fat32format) y nanai. Cada vez que lo enchufo, disco incompatible. A qué te refieres con formateado adecuadamente? Con qué lo formateaste tu?.
    Un saludo y muchas gracias

  3. pues con fat32format! en esta FAQ comentan también que sea una partición primaria, pero lo importante es que se vea en Windows como una unidad de disco extraíble, no como un disco local conectado por USB (precisamente lo inverso del problema que describí en esta otra entrada)

  4. Eu Eu

    Gracias,
    ya lo había encontrado en otra web, lo que llaman las tres reglas de oro:
    – Must be FAT32
    – Must be Primary Partition (twice guy here got me TWICE)
    – Must have external power source
    Pero de todas formás MUCHAS GRACIAS.
    Ya funciona el condenado. Por cierto, coincido en tu análisis al 99 % si no en todo. De momento el único “pero” del cacharro: el mando a distancia.

  5. Eu Eu

    Buenas, otra pregunta, a ver si te suena.
    ¿Tu sabes con qué criterio ordena el reproductor de dvds las pelis del disco duro? Lo digo porque cuando bajo alguna serie y grabo todos los ficheros en una carpeta, el reproductor muestra el orden que le viene en gana (o que yo no consigo entender) y no muestra un orden secuencial (tengo los archivos nombrados 01.avi, 02.avi, 03.avi …)
    He probado con una versión de prueba del Attrib Manager a poner a todos los ficheros la misma fecha de creación (conoces otro programa que haga esto?) pero muchas carpetas me las sigue mostrando sin orden alguno.
    Muchas gracias

  6. javier javier

    Pues a mi se me ha jodido el mando del DVP 5960… tendré que investigar si me las puedo apañar con un mando universal de esos… no creo que Philips venda mandos sueltos 🙁

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.