hola!

primer post en este weblog, tendré que importar de alguna forma todo lo que tengo escrito en el wiki, aparte de mantenerlo como un enlace arriba a la derecha
este blog nace como un experimento más, relacionado tanto con mi trabajo como con mis aficiones y por supuesto (como todo blog) con mi opinión sobre lo que me apetezca comentar 🙂

pescando en kayak

(esta es una entrada escrita en 2006 y recuperada hoy) 🙂

este no soy yo!Llevo desde 1990 pescando en Miño, A Coruña desde piragua, curricaneando (es decir, arrastrando un señuelo artificial, en movimiento) y con cierto éxito, la verdad. He pillado lubinas, xardas (caballas), jurelos y algún otro bicho más raro con rapalas (color S, 9 y 7cm sobre todo)

señuelos

Para lubinas lo que mejor resultado me da es el Rapala ahogado countdown sobre todo en color S y de 9cm (a veces de 7cm pero entran demasiado pequeñas, obviamente) y últimamente raglous (anguilones) azules y blancos, con un vinilo plomado de storm como atractor.

Es decir, uso un bichejo Storm de 7cm plomado, al que no entran jamás O:-), y aprox. 1m. más arriba llevo 50cm de sedal con un anguilón de goma que se tragan como locas. Así el storm va montando ruido (parece una sardinilla de verdad) y tras acercarse los depredadores van a por el bichito.

cañas y carretes

Uso una caña de arrastre corta de 1,2m y fuerte, una penn. Llevando una caña pequeña en una piragua os sentiréis más cómodos que con una caña larga.

Uso un carrete Penn multiplicador (tambor giratorio) también. En Decathlon tienen este kit por un precio razonable (aprox. 90€) No he pillado nada exageradamente grande en kayak (en embarcación a motor sí), pero os aseguro que la piragua se mueve cuando pillas algo gordo. Es parte de la adrenalina de la pesca de este tipo!!! Luchar desde la orilla no es lo mismo que sentirte arrastrado en ocasiones. La lubina que más disfruté fue una que ni siquiera llegué a subir a la piragua (la disfruté un rato, pero cuando la tuve al alncance de la mano consiguió huir).

Últimamente me acerco mucho a las rocas y a las calas escondidas con una caña de lance de 2m y un carrete normalillo para probar el spinning (lanzar y recoger) con rapalas y poppers y aunque pesco menos que al curricán, la verdad es que engancha. Pero como a mí lo que me gusta es la excursión, prefiero el curricán, que te deja las manos totalmente libres para navegar tranquilo, hasta que se te ponen los pelos de punta cuando oyes “cantar” al carrete y empiezan a salir metros de sedal…

el trayecto

Yo hago travesías de unos 5 a 10 km; a veces llevo un GPS (Garmin Legend) para marcar spots y de paso, veo la trayectoria, velocidad media, etc… (en fin, chorradas, pero así me siento un machote cuando veo que he recorrido unas cuantas millas a golpe de remo)

el kayak

En cuanto al tipo de kayak para pescar, la verdad es que las abiertas resultan más lentas para aquellos que hacemos travesías largas o estamos acostumbrados a las cerradas. Éstas son insuperables en velocidad, mantener trayectoria, etc. Hablo por supuesto de kayaks de mar, no pequeñas piraguas ni las de kayak surf. De 5 metros para arriba. Cuando te pegas contra el viento o con mar contra la amura, más vale tener un kayak afilado!

Luego está el tema del invierno. No me quiero ver en una Sit-On-Top en pleno febrero, con lo bien que se está dentro de mi kayak con cubre de neopreno, mi anorak (en Decathlon tienen unos fenomenales siempre y cuando compres los de calidad: yo llevo la licra con interior de abrigo y encima una chaqueta de kayak transpirable) y unos guantes de neopreno!

Los kayaks cerrados (de sentarse dentro) puede ser verdad que sean UN POQUILLO más difíciles en cuanto a estabilidad, pero en estos años aún no he volcado ni una sola vez, ni con golpes de mar laterales (experiencia, quizás, o suerte!)

En caso de vuelco, con 5 m de piragua es mejor salirse y aprender a subirse otra vez. NO CONOZCO A NADIE CAPAZ de esquimotear con un kayak de mar, aunque es verdad que es posible (yo simplemente no conozco a nadie :).

Para volverse a subir a un kayak enorme están los flotadores de pala. (Véase catálogo de PrijonOcean kayak, etc…) Conviene practicar un poco. Yo siempre salgo solo así que más vale no tenerle miedo al mar: sólo MUCHO RESPETO y conocer tus propios límites.

La bañera más ancha aporta más estabilidad: más sencillo resulta mantenerte sin mojarte mucho entre lances, contra ráfagas de viento, etc.

Inversamente proporcional es la capacidad de navegar en línea recta y la velocidad “de crucero” (o la economía de esfuerzo: más recorrido con menos paladas). Es decir, bañera estrecha, piragua larga => menos esfuerzo, más velocidad y además, no vas dando bandazos cuando navegas. Ayuda también que la quilla sea afilada en la proa y la popa.

Eso sí, piragua larga => poca maniobrabilidad para giros, cambios de dirección, etc.

¿Fibra o plastico? Yo recomiendo plastico, que es lo que llevo ahora (antes llevaba una Nelo Ammassalik de fibra), aunque pese el doble que la fibra, pero con plástico no tienes que preocuparte en exceso por rascarla, tropezar con rocas, etc…

algunos consejos gratis

  • llevar siempre AGUA. Incluso en invierno. Es importantísimo estar bien hidratado. Incluso añadirle Isostar o algo similar. Como mínimo un litro y echarle tragos de vez en cuando. Antes de tener sed. Nada peor que un calambre para saber lo que son problemas en el mar.
  • siempre, siempre, siempre llevo atado el remo y sujeto a la piragua o a mi chaleco con un mosquetón; además, llevo otro remo plegado en un tambucho (un hueco estanco); con llevarlo atado puede no llegar; una tarde de mucho viento cuando intentaba cobrar una pieza, cuando me dí cuenta el remo se había soltado (“nudos marineros”, en fin) y estaba a más de veinte metros de mí; tuve que llegar remando “a mano” hasta él. Desde entonces, otro remo plegadito y esperando su oportunidad; fue un buen susto.
  • todo lo que no llevo atado, lo he perdido alguna que otra vez (no sé cuantos botes de agua he perdido ya en las olas…), aunque vayan bajo una red de transporte, el mar se lo
    lleva
  • llevad chaleco, no es ninguna broma y no molesta tanto (alguien se acuerda de cuando el cinturón de seguridad “quemaba”? basta con ponerlo tres días seguidos para olvidar que lo llevas. Ahora si vas en el coche sin él, te sientes inseguro. Pues el chaleco igual. El mar es una maravilla, pero hay que respetarlo.
  • cuidado con los anzuelos triples de las rapalas. Son peligrosos a bordo cuando estás sólo, lejos y sangrando. Llevad siempre, (atado!!!), un cuchillo y un trapo y sujetad el pez con el trapo al subirlo a bordo e intentar quitarle los anzuelos. Yo no me he pinchado nunca en piragua, pero he tenido que llevar gente a urgencias a quitarles el anzuelo triple de la mano por intentar sujetar una lubina sin trapo. Y no es agradable. (¿Sabeis cómo se quita un anzuelo? Mejor si se quita con anestesia! Personalmente ahora prefiero llevar anguilones, raglous y demás e incluso ponerles a las rapalas un anzuelo sencillo, ya sea cortando dos de las tres puntas que traen o poniéndoles un anzuelo nuevo – mucho menos peligro.
  • para curricanear, lo mejor es instalar un cañero empotrado de goma en la piragua. En una cerrada (SOT) es peligroso, os cargarías SEGURO la estanqueidad. Para esas es preferible los típicos accesorios Scotty, regulables. Pero lo más cómodo es el cañero. Y SIEMPRE, a vuestra espalda, a un lado, para poder coger rápidamente la caña con apenas girar un cuarto la cintura… Yo tiro el remo al agua (recordad, atado!!!) y sin girarme, levanto ya la caña.

En 2005 compré con mi suegro una embarcación de fibra de 5’40m, semicabinada, de la que hablaré en otro momento y ya no salgo tanto en piragua. Con un motor de 50cv, me voy directamente a los puntos donde sé que hay pesca. Engordo más, sí, pero la sensación del viento en la cara, a 20 nudos sobre el mar es también maravillosa… sobre todo en verano 🙂